Comencemos por señalar que el acero es un material al que se le puede someter a un proceso de galvanizado el cual es una técnica que tiene como objetivo la protección contra la corrosión la cual se hace presente en metales que son sometidos al aire y a la humedad.

Así, al galvanizarlo, el acero es inmerso en zinc fundido que potencializa su fortaleza y resistencia a los golpes. Este proceso se realiza a temperaturas de aproximadamente 450 grados C. con lo que se crea una capa que permite que el acero sea utilizado en exteriores o en ambientes corrosivos o húmedos, como en el caso de las tuberías.

La tubería galvanizada es utilizada en miles de hogares para transportar el agua, evitando que se depositen minerales en la superficie y permitiendo que el flujo del líquido sea constante. De igual forma que el resto del acero tratado con este procedimiento, la tubería galvanizada se distingue por su firmeza, durabilidad y resistencia a la presión.

En otros ámbitos se pueden ocupar tubos galvanizados para la instalación de cercados, invernaderos, soportes de rejas, portones, jaulas y más. ¿Te interesa adquirir este material para tu proyecto? Llama a Cercas Plasa y te daremos más detalles de la tubería galvanizada que comercializamos.